sábado, 5 de noviembre de 2016



Aunque con cometidos diferentes, cualquiera de las células del 120 gozó de gran potencia en la planta impulsora, que otorgaba una carga aceptable que se intentó disminuir con respecto a sus enormes motores, en beneficio de alcance y maniobravilidad al recibir ataques de cazas. La visibilidad era óptima ya que la raíz del ala, desde su borde de ataque, estaba lo suficientemente retrazada par dejar gran campo visual a la tripulación.

No hay comentarios: