miércoles, 24 de noviembre de 2010


Agradecimiento a ungulados que participaron del bernisage de Chatarras.

Si, desde aquí les agradezco por vuestra compañía y la posibilidad que me dieron, en medio de la muchedumbre, de hacerme un par de celular. Pero estuvieron mal con el grupo coral "Las calándrias cantoras de Valladolid" que fueron abordadas al ingreso de la sala y taladas sin miramientos: " vine a cantar con mucha devoción y volví a mi casa con cloaca", me decía la directora de dicho coro. "La vergüenza me alejará de la familia del coro", me confesaba entre sollozos. Yo creo que no hay que ser tan pesimistas, si por un lado se aleja a la familia del coro, ahora puede acercarse a la de los Ornitorrincos. Más allá de este incidente al que la señora P.K. definió como "golpe brutal" (yo diría "empujón"), todo transcurrió dentro de los códigos lumpetas a los que la familia del arte nos tiene acostumbrados. Tanke!

1 comentario:

Talthec dijo...

De nada Renzo, son 50 pesos la media hora. Y viste como es...con tanto peludo suelto uno se confunde de que es un toque y empieza a hacer pogo.